domingo, 27 de octubre de 2019

Volver a los orígenes

Este año la consigna ha sido volver a aquello que me ha constituido, que me ha llenado de reflexión, amor y cambio. No he podido cumplir con todo eso. Sin embargo, estoy haciendo el intento de tomarme el tiempo para hacer aquello que son los orígenes de lo que hoy pienso, creo, me gusta y me anima.
Me doy cuenta que en cada uno de esos cambios ha sido abrir mis ojos, estar atenta de los sentires, ponerle nombre a los malestares, ubicar las fuentes de opresión, sin esas cosas hoy no tendría esas reflexiones.
Uno de esos orígenes es el espacio solitario. Ese espacio donde una es consigo misma. Me llena de alegría volver a ese espacio. De comprenderme y hablar conmigo de ideas y locuras. No me malinterpreten, la mayor parte de mi tiempo sigo siendo un ser para las y los demás.
Este espacio en solitario es mi llegada a puerto seguro, mi hogar y mi consuelo. 
Aunque no hay consuelo más grande para mí que escuchar a Mercedes, otro de mis orígenes:



sábado, 20 de abril de 2019

Tarot

Quiero compartir que estoy adentrándome al mundo del tarot.

Comencé a estudiar algunas cosas desde que me topé con Jodorowsky y quien lo retoma como una herramienta de autoconocimiento. Fue por ello que conseguí por ahí de 2015 el tarot de marsella reconstruido por Camoin y Jodorowsky. Es una edición muy cuidada y vibrante de color.
Inicié poniendo los tres primeros arcanos mayores debajo de mi almohada y anotaba los sueños que tenía. Debo admitir que los resultados me sorprendieron. La primera noche que dormí con el loco recuerdo que iba por una carretera y después pasaba por un bosque, iba en bicicleta pedaleando feliz y a la mayor velocidad que podía. El loco inicia su camino mirando a lo alto, le mueve una energía interior, no sabe qué le espera, el se lanza abriéndose paso. 

Desde aquél tiempo dejé pausado mi estudio. Hasta que un día (ya en 2018) me topé con una amiga que leía las cartas. Ella me comenzó a enseñar algunas cosas de tarot y la espiritualidad wiccana. Creo firmemente que las cosas llegan por algo en el momento indicado. Recuerdo muy bien que mi amiga me dijo: "ponte chida que yo quiero que tú me leas las cartas", estas palabras siguen grabadas en mi mente queriendo ponerme chida y ojalá algún día pueda hacer realidad esa cosigna.

Ahora me encuentro en una nueva etapa, vivo con dos personas espirituales. Una de ellas es chamán y oh sorpresa! casualmente está dando un curso de tarot al cual por supuesto ya me inscribí.
Estoy aprendiendo a conocer los significados de los arcanos mayores y menores y a la par vincular conocimientos ancestrales de la cultura mexica.

El suceso más reciente que me dejó perpleja fue que la persona que está dando el curso de tarot y quien además es mi roomie, me leyó las cartas con su tarot. Yo las revolví como por tres minutos, después elegí siete cartas. La primera que me salió fue la reina de copas, también me salió la fuerza y finalizaba con una carta de copas. Después de darme su lectura me conminó a que sacara mi tarot y que hiciéramos el mismo ejercicio pero ahora con mi mazo. Volví a revolver las cartas lo más que pude y finalmente volví a elegir siete cartas. No cabía de sorpresa, la primera carta que agarré se trataba nuevamente de la reina de copas, salió también la fuerza y finalizaba con una carta de copas.
Dos tarots distintos que revolví muy bien y de los cuales elegí al azar siete cartas, ¿cómo era posible que volviera a sacar en su mayoría las mismas cartas?.
Definitivamente que una impregna energía en aquellos mazos.

Pues bien, la lectura en general de aquello es que debo trabajar en ser una flor y no un capullo de emociones, en resumen. La historia de mi vida.

Gracias por tu enorme sabiduría, querido tarot.


miércoles, 15 de noviembre de 2017

Nada y de todo. Nostalgias II


Rebasar la página en blanco después de mucho tiempo sin escribir. ¿No les pasa que aveces tienen tantas cosas por hacer, las hacen y siguen con esta dinámica sin reparar en lo vivido y cómo se ha vivido?
Bien, pues a mí me ha pasado, me pasa.
Escribir es una manera que tengo para recordar lo que he vivivo, lo que he sentido y con las reflexiones que de ello saco. Además que soy una persona que habla poco, no soy el alma de la fiesta, estoy muy lejos de serlo. Simplemente si no tengo nada que decir, no me obligo a hablar. Por ende, escribir es otra manera de manterne comunicada.
Ya he dicho por este medio que soy fan de la nostalgia, no sé, simplemente se me da. Hoy estoy así. Revisando fotos, años pasados, eventos a los que fui, actividades que realicé, wow! en qué momento, qué chido, me han invadido muchos sentimientos. Es en el estómago donde siento todas esas emociones.

Ahora con ganas de viajar, perderme por el mundo y seguirle conociendo.

miércoles, 22 de marzo de 2017

De desapegos y nostalgias

¿Y si un día quemo mis diarios? Nada tendré, ninguna evidencia de lo que he vivido o pasado, tan sólo mis recuerdos y para alguien tan olvidadiza como yo, quemar mis diarios significaría no tener vida pasada.
Desapegos.
Comprobando que si en algo soy complaciente conmigo misma es en la nostalgia que tengo hacia mi pasado (viajes, aventuras, premios, sucesos, reconocimiento). Aunque la idea del cambio en mi vida me fascina, es un cambio que sea para sentirme bien no para lo contrario. Desde 2009 (año en el que entré a la Universidad) a la fecha he esperado con fascinación que inicié el nuevo año, con garantía de que el año venidero me traerá muchas emociones, aventuras y alegrías. Así fue durante 7 años, un mismo patrón: estudiar y disfrutar, año con año lo mejor. 
En la espera de la llegada de 2017 algo cambió, esta vez no lo espere como en los otros años. Más bien esperé este nuevo año como una plegaria de poder mantenerme fiel a mí, más divertida, más relajada, más yo, menos preocupada por todo y más fresca de la vida.
Claro, 2016 me trajo aprendizajes, no basta con tener los conocimientos bien cimentados, se trata de actuar con valentía contra las desigualdades hacia las mujeres y nuestro mundo, con inteligencia para planear estrategias de incidencia y con seriedad para posicionar el mundo que queremos.
Esto me hace admirar a la gente que se toma enserio sus ideas, que se toma enserio a sí misma.

Me doy cuenta que sigo aprendiendo de mí, cuando creí que era la más nice y buena onda, observo que funciona en mi burbuja pero que hay deslices, errores y cambios en el pensamiento. Es difícil mantenerse fiel a una misma, pero hacerlo todos los días me parece que vale muchísimo la pena. Mantenerse fiel a una misma contempla encontrarse y vivir diferente a como era en el pasado. 

lunes, 5 de diciembre de 2016

Felices 11 meses

Son raros estos síntomas en mi cuerpo y sentir que cambian.
Tan inteligente el cuerpo o tan distraída yo que no me daba cuenta de lo que me ocurría.
Si los pechos duelen, si la cabeza duele, si no se tiene apetito y por el contrario la fatiga y el sueño se hacen más fuertes que antes, no es que un día tu cuerpo se haya puesto en huelga y quiera tumbarte por el placer de hacerlo.
Sucede que a tu cuerpo le pasa algo más de lo evidente, son síntomas que al unirlos dan cuenta de un hecho mayor.
Tal hecho: la sabiduría de que tu cuerpo puede hacerte sentir mal y con la misma, hacerte sentir demasiado bien. La alegría de vivir y que así se siente vivir o saber que se le puede dar vida a alguien.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Cliché de vida ideal


He dejado pasar mucho tiempo sin escribir una entrada en mi blog, pero hoy amanecí inspirada y para eso he creado un cuento que está basado en la mañana que tuve hoy. Es probable que no quede muy claro el cuento sin embargo si hubiera dudas estoy atenta de algún comentario para remediar esas fallas de entendimiento...

Para mi pokemón que sin querer e indirectamente me ayuda a entenderme:


Llegó por la mañana a su casa, despeinada, con su mochila que le asemejaba a un caparazón de tortuga, sin bañar, con hambre y con lagañas. Le dio gusto ver el piso limpio, las flores sobre su mesa y que su ropa estaba doblada, fuera de eso, el desorden de su casa le disgustaba. Se sentó en la silla, puso su mochila en la mesa y con flojera decidió qué haría. 

-Concéntrate Julieta, concéntrate. Se decía así misma.

Y entonces decidió poner el agua para bañarse y para tomar un té. Partió papaya y lavó algunos trastes. Se sentía cansada porque el día anterior había estado fuera de la ciudad por motivos de trabajo. Entonces se le vino a la mente las señoras que conoció en su viaje, mujeres que tenían hijas e hijos con síndrome de down o que eran epilépticos. Ellas le habían comentado que se sentían realmente muy cansadas pero que no podían permitirse el lujo de hacerlo porque incluso su descanso les provocaba la culpa.

-Carajo, eso sí que es cansancio. No es posible que no descansen aquellas mujeres, algo se debe de hacer.

El agua de su té hirvió y entonces se sentó Julieta a beberse su té de limón. Su mamá le había dicho que ese té sin azúcar era bueno para su salud. Se congratuló de que ya llevara cinco días haciéndolo y esperaba  hacerlo trece días más para que se le convirtiera en hábito tal y como había leído en posts de internet.
Su mente comenzó a divagar y escogió pensar en las cuentas que tenía que pagar, agarró su monedero y comenzó a contar el poco dinero que tenía, se lamentó porque otra vez no le alcanzaría. ¿Por qué nunca le alcanzaba? al parecer tenía que volver a releer y ahora sí, poner en acción los consejos del "Pequeño cerdo capitalista" sobre finanzas personales para hippies, yuppies y bohemios.

-bueno es que esta vez tuve mucho que pagar, viajé dos veces fuera de la ciudad y eso me generó más gastos. Ooooh y también me compré aquella cosa que aún no uso... ummm a lo mejor si agarro lo que destiné para...

El celular empezó a sonar interrumpiendo así sus pensamientos financieros, era su novio que le deseaba un buen día.

-Corazón, sólo quería oírte y desearte un buen día.- Dijo él.

Julieta sólo pensaba en los gastos y pendientes. Se sintió mal de no estar al cien para él, aunque cómo podía estar al cien si ella misma no lo estaba. Estaba cansada, con lagañas, con hambre y angustiada de no administrar bien sus ingresos. Trató de disimular su angustia y enojo hacia ella misma, aunque su novio lo notó y en tono amable le dijo que sonriera porque afuera había un lindo sol.
Ella se sintió terrible porque también deseaba sonreír en aquél día, no sólo ese día, todos los días de su vida. Los días con sol eran los días que más le gustaban porque los colores de las flores tenían mayor intensidad.

-En verdad que es un lindo día.- Dijo ella

Se sintió un poco incomprendida, su novio sólo le decía que la notaba rara y le hacía un exhorto a sonreír porque el día amanecía lindo, sin embargo no le preguntaba el porqué  de aquél tono "raro".
Ella sólo se justificó diciendo que no tenía nada que tuviera que ver con la relación y que trataría de sonreír en ese día. Colgaron.

El agua que había puesto para bañarse comenzó a hervir y corrió a apagar la estufa. Rápida pero desganada se bañó y cuando salió, sentía un malestar tras la llamada aunado a que le ganaba la flojera por tener que vestirse en aquél día soleado. Como pudo agarró unos jeans y una playera. Se comenzó a maquillar y cuando se miró al espejo se dijo que quería ser exitosa a los 30 años.

-¿Pero qué significa para mí ser exitosa?- se preguntó-, es ser como aquella mujer tallerista que conocí hace unos meses, segura de sí misma, atractiva e inteligente.

Sintió de nuevo una angustia.
-¡Oooooh pero si sólo me quedan cinco años para llegar a los 30! En ese tiempo pretendo terminar mi maestría y para ingresar a una debo ponerme al corriente con los idiomas, con lecturas y publicaciones.-

Cómo en cinco años podría cumplir su sueño de ser una mujer exitosa recién salida de una maestría en el extranjero si sus propósitos del año en curso no los había podido cumplir aún.  

Y así pintándose los ojos, se dio cuenta que había fallado en sus prioridades y que de nueva cuenta se escudaba en su frase favorita: "es que no tengo tiempo".
Nunca lo tendría si seguía pensando en el desorden de su casa que le disgustaba, en su salita bella, en su librero que aún no le habían traído pero que le urgía tener para ordenar sus copias y apuntes, en las cuentas que tenía que pagar. Se sintió boba por no construir sus sueños y vivir hasta que no tuviera el estado de cosas antes mencionadas.
Como si de una escena se tratara, inconscientemente se veía en la fantasía de ella en su sala con tapiz bonito, escribiendo en su lap top y tomando apuntes sobre su mesita de palets nice que combinaría con su pared blanca y su librero. Todo adornado con plantas en frascos con agua y en su mano una taza de té chai.
Qué cosa más absurda, esperar a trabajar en sus investigaciones, curiosidades e ideas hasta estar como en su fantasía de vida ideal. Mientras en otros lugares mamás requieren de apoyo para disponer de tiempo libre y hacer con él, lo que ellas quieran.
Como rayo pensó que la "clase" es un elemento diferenciador entre las mujeres, lo peor que agrava las desigualdades entre ellas. Ya que por su condición y posición de clase tenía la experiencia de un cierto tipo de opresión reflejado en su fantasía de vida perfecta, mientras que aquellas por su situación y posición de clase, se enfrentaban a otros tipos de opresión no experimentados por Julieta.
Aquella mañana le fue reveladora, era presa de los clichés de vida "ideal"sin darse cuenta que éstos la alejaban de sus verdaderos objetivos.
Observó que sus frustraciones provenían de no poder completar sus tareas tras la mudanza que había tenido hace un mes y las exigencias de ser una superwoman cuya imagen la llenaba de aliento pero que era incompatible con lo que realmente quería: ser libre y dedicarse a leer y escribir.
Se terminó de arreglar, agarró las llaves de su casa y rápidamente comenzó a caminar con rumbo a su trabajo, en verdad que era un día lindo, aunque no le dieron ganas de sonreír. Entonces caminó tranquila, con su mochila ahora ligera, bañada, peinada y fresca... sólo se dijo:

-No quiero vivir como una súper mujer. Elijo vivir tu autenticidad, Julieta. 

jueves, 31 de marzo de 2016

Teatro realista y ¿mágico?

Descubrí que no es de mi entera satisfacción un teatro que sea realismo mágico. Un amigo me invitó a ver una obra de ese estilo, estuve con la mente preparada para descifrar signos, para ver los símbolos, para hallar significados. No los encontré, porque no era necesario. La obra de teatro era lo que se presentaba, nada de trasfondo, sólo la necesidad de contar una historia, no para aleccionar, sino para contar actuando. Entonces me di cuenta que en una obra de teatro son varios los aspectos a observar. Por un lado la historia, la dramaturgia, por otro, las actuaciones, cómo se representa y/o se hace tal o cuál escena (la dirección), la ambientación, la música, etc. Observo que me gustan la obras con significado, con detalles, con representaciones originales, creativas. ¿Porqué se hace teatro? Para que las y los espectadores encuentren infinitas posibilidades de expresión y representación de las cosas que viven, de las cosas que piensan y de las cosas que sienten.

#Quevivaeltreatro
#festejandoalteatro